Risen

Escrito por Dani Fernández, el 23 abril 2016 | Publicado en Análisis

Dudar para creer: la película


Compositor: Roque Baños
Año: 2016
Lo mejor: Su hábil contextualización de la época y su revelador poder explicativo.
Lo peor: A excepción de su parte final será una partitura que musicalmente no capte la atención del aficionado. NUESTRA NOTA


El mayor hándicap que uno se puede encontrar a la hora de ver esta película es que realmente no te están contando nada nuevo. Esta es una película centrada en un capítulo del Nuevo Testamento que todos conocemos y que puede que los menos interesados en la materia ignoren directamente lo cual, en mi opinión, constituiría un error pues la perspectiva que te dan es relativamente nueva: la de un tribuno romano que desde la crucifixión de un supuesto mesías en la ciudad de Judea se verá atrapado entre su obligación de investigar su supuesta desaparición tras ser enterrado en una fosa de piedra y el escepticismo que supone que éste hubiese resucitado a los tres días tal como promulgaban los designios de sus seguidores.

Uno de los mayores aciertos de la película es centrase en un capítulo en concreto de la historia del nacimiento de Jesús. La película así resulta sumamente narrativa, fácil de dirigir y muy concreta en sus pretensiones ahorrándonos incómodos saltos en el tiempo o paráfrasis innecesarias que nos alejen del hecho que realmente importa.

Joseph Fiennes (Shakespeare in Love, Enemigo a las puertas, Lutero) ofrece una convincente interpretación del tribuno Clavius, a ratos realmente conmovedora, a ratos inspiradora por su determinación, siempre sólida en su bagaje interno de transmitirnos la duda y la angustia de un personaje que fluctúa entre su obligación de encontrar al impostor y, simplemente, lo increíble de lo que ve.

Desde un contexto social la película puede parecer en un principio que coge un posicionamiento ideológico a favor del catolicismo y la práctica de la fe pero nada más lejos de la realidad. Personalmente, y eso que me considero un escéptico, la primero es completamente incierto pues en todo momentos advertimos las dudas (reales y veraces) tanto del personaje principal como de los secundarios pero sí que veo que nos habla de la necesidad de tener una creencia, una fe en algo y seguirlo para engrandecerse como persona y ser humano. Desde este punto de vista me resultó una historia muy conmovedora y con una tesitura que cualquiera, creyente o no creyente, debería apreciar.

Coproducida por España y Estados unidos, rodada a medio camino entre Almería y Malta y dirigida por la competente mano de Kevin Reynolds (Waterworld, Robin Hood, príncipe de los ladrones, La bestia de la guerra) es una película modesta en sus pretensiones, siempre efectiva, que huye de los grandes factos de Hollywood y nos sitúa en escenarios naturales que se engrandecen con la misma humildad  que lo hace la historia. Una cita obligada para los que gusten del cine más artesanal y alérgico a las trivialidades.

“Hay más fe en una honrada duda que en la mitad de las creencias”
Alfred Tennyson (1809-1892) Poeta ingles

Reconversión de un escéptico: la banda sonora


Tal vez esta sea una de las obras menos intrusivas y que menos ha interferido en el resultado final de la película de las que ha hecho el compositor Roque Baños en los últimos años. Acostumbrado a sobre recargar sus películas con demasiada música, muy buena música siempre todo sea dicho, apenas dejando que la película respire y encuentre sus propios espacios  en esta ocasión la música se revela como un hábil resorte narrativo que nunca llega a coger protagonismo directo, salvo en el tramo final, y que sirve como expresión directa tanto de la bondad que emana el supuesto mesías como de las dudas e inquietud que toma en el tribuno romano la aparición de esta enigmática figura.

Roque centrará acertadamente su discurso precisamente en este último, no obstante la mirada que seguiremos durante toda la película será la suya y lo que sentiremos será lo que él sienta. A él le dedicará el tema principal, un tema muy sencillo en su ejecución, sumido ciertamente en la oscuridad, la duda y la desesperanza además del poderío que emana la propia consigna de ser romano y que tomará luz e irá liberándose  a medida que el tema dedicado al mesías vaya apareciendo en la historia y él compruebe in situ su existencia, convirtiéndose la duda en esperanza y el hastío con la vida en una primigenia fe.

Estos serían los principales aspectos a destacar dentro de la banda sonora:

1)      Su contextualización musical: la banda sonora se nutre de una rica representación de sonoridades étnicas, tanto para representar al mundo hebreo como romano dándole a éste último un poderoso y contundente tema que actúa siempre de forma activa en el film (que no intrusiva) con el fin de realzar la presencia y mando de los romanos en la ciudad de Judea tal como lo escuchamos en el primer track The Battle o en Empty Tomb, dónde el descubrimiento de que la fosa dónde había sido enterrado el mesías está vacía provoca  la inquietud y el revuelo en los romanos y su pertinaz búsqueda del cuerpo; al contrario que los dos temas principales de la película, como luego comentaremos, éste tema se mantiene siempre vivo y presente aunque su protagonismo irá decayendo a media que el escepticismo se vaya tornando en unas cada vez más poderosas dudas.

2)      A ésta misma textura musical Roque aúna un más que adecuado tono de misterio que le da una película un halo de misticismo y religiosidad que impregnará todo el film y que se convertirá en una de los principales señas de identidad de la banda sonora. Temas como Capturing Mary Magdalene o He is Alive son ejemplo de ello; éstos dos temas también representan una síntesis perfecta de lo que es la banda sonora ya que en ellos se untan los grandes bloques temáticos de éste trabajo.

3)      Habrá un tema principal que estará dedicado al tribuno Clavius y que conocerá una conseguida evolución a lo largo del film exponiéndose en su casi totalidad en el segundo track del disco It´s finished para mostrarnos a un hombre que tras ejecutar en la cruz a supuestos profanos se verá preso de un enorme vacío tal como lo expresa el sencillo pero contundente tema que Roque Baños le dedica. Es un tema en negativo, en cierto modo melancólico y que parece precisar de una transformación que lo haga evolucionar. Adquiere en este punto la banda sonora poderosos tintes explicativos del carácter del personaje principal y su devenir vital que se verán contra reforzados  con la posterior aparición del tema del mesías. Conocerá su máxima expresión en el tema The Ascension, culmen de la película y de la banda sonora en el que el tema quedará liberado y ese vacío y hastío mostrado hasta entonces conocerá algo que podríamos llamar la iluminación o, sencillamente, la fe. Parece ser que esa evolución ha surtido efecto. Es más, el compositor revela en su parte final, este tema como el de la fe perdida que necesita de un pequeño empujón para volver a estar viva y eso lo provocará el siguiente tema que comentaremos.

4)      Casi indisolublemente a este tema va unido el tema del Mesías que escucharemos por primera vez en Capturing Mary Magdalne, una vez que se compruebe que el cuerpo del judío ha desaparecido de su tumba y los romanos vayan persiguiendo a todos sus seguidores para averiguar su paradero y cogerá más protagonismo en He is everywhere donde ya vislumbramos que las supuestas dudas acerca de la verdadera identidad de este hombre son más que menos infundadas. Mientras los temas del tribuno o los seguidores (The Sea of Galilee) son más terrenales éste tendrá un carácter más espiritual y místico siendo el que guíe a ellos en su parte final para reconvertirlos y tornarlos uno sólo. Es un tema en positivo, que impregnará la película de bondad y paz y se convertirá en la luz que ilumine un territorio lleno de sombras.

Aunque en un principio este tema apenas tenga presencia (no hay corroboración de que este hombre sea el elegido por Dios) será en la parte final dónde cobre más fuerza y protagonismo tal como escucharemos en el fantástico Let´s fish, Healing  the Leper, Farewell o en el tema que nos revela como éste ha sido el verdadero motor musical de la partitura I´ll never be the same en el que contemplamos al tribuno alejándose de su tierra portando una nueva fe mientras suena no el tema de él, sino el del nuevo Dios resucitado. Es un tema que ha reconvertido el tema principal y que podríamos entender que más que el tema de un hombre divino es realmente el tema de la esperanza. Una conclusión, aludiendo al verdadero simbolismo de los dos temas principales, sería pues de que la fe precisa de la esperanza para subsistir.

Conclusiones


Observamos pues musicalmente una transición muy curiosa de lo negativo a lo positivo y de como el que en un principio creíamos era el tema principal ha dado lugar a otro tema que se revela como el verdadero centro de la película.

Es una banda sonora cuya virtud se puede apreciar mayormente en la película pues Roque sabe contextualizar a la perfección tanto la época como el tono de misterio del  film sin grandes alardes, de forma concisa y humilde y nunca perdiendo el hilo de lo narrativo y, sobre todo, de lo explicativo; es una partitura contenida que deja respirar a las imágenes  pero a la vez constituye un poderoso resorte para meternos en ese entorno nebuloso y místico que es lo que al fin y al cabo pide el fin de Kevin Reynolds.

Risen

01. The Battle (6:18)
02. It’s Finished (4:48)
03. Roman’s Funeral (2:39)
04. Empty Tomb (4:50)
05. Capturing Mary Magdalene (6:49)
06. He Is Everywhere (2:25)
07. Tell Me the Truth (4:22)
08. Finding the Apostles (2:55)
09. He Is Alive (6:39)
10. Escaping from the Romans (2:40)
11. The Sea of Galilee (2:08)
12. Let’s Fish (3:55)
13. Healing the Leper (2:35)
14. The Ascension (4:02)
15. Farewell (2:03)
16. I’ll Never Be the Same (2:36)

Duración total: 61:43 minutos
Compositor: Roque Baños
Sello: Madison Gate Records
Formato: Descarga Digital
Fecha de publicación: 12 de Febrero 2016
Lee otros artículos escritos por Dani Fernández
La película "Dragonheart" fue la explosión de una afición que ya había empezado a nacer años atrás.