Reconstruyendo El Planeta de los Simios con John O’Callaghan

Escrito por Óscar Salazar, el 16 abril 2017 | Publicado en Apuntes, Compositores, General

YOU MAY ALSO READ THIS INTERVIEW IN ENGLISH!

Simians & Serialism no es un libro cualquiera. Ni en alcance ni en profundidad, pero tampoco en contenido o importancia. No bebe de otros libros, como tanto sucede últimamente, ni aúna las bienintencionadas ideas de un aficionado. Todos los datos sobre la producción proceden de las fuentes originales (circulares, presupuestos y partituras), aportando nueva luz a interpretaciones incorrectas. Mucho se ha escrito sobre El planeta de los simios, cinematográfica o musicalmente, pero nunca con tanta atención en la exactitud histórica. Dejando atrás el mito, John O’Callaghan nos sumerge en la realidad.

Una realidad que atrapa al lector desde el pasado, mientras sigue los razonamientos del autor. El análisis de la partitura es una investigación musical, lo suficientemente fácil de entender por el profano. En el proceso, se destila la esencia de la composición, hasta su mismo origen. Y, una vez descifrada la Piedra de Rosetta, se vuelve a explicar toda la música, partiendo de sus elementos primigenios. Para variar, el diletante y el músico profesional se dan la mano en la persona de John O’Callaghan, a la vez que comparte su mimo por el detalle con los lectores.

El CD con la re-grabación, Music Written For The Film Planet of the Apes, surgió de manera natural durante el proceso de investigación. La música es la misma obra maestra de siempre, pero se escucha como nunca, con un sonido prístino. Desde luego, no es idéntica a la grabación original (entendiéndose ésta como la de la película), aunque en ella se percibe la esencia de Jerry Goldsmith al cien por cien. La idea parece haber sido prescindir del intérprete y situar al compositor y su música en primer plano. Puede que la letra haya sufrido ciertos cambios, pero la grabación es absolutamente fiel al espíritu.

Cada nota se ha recreado cuidadosamente, siguiendo las partituras originales; la plantilla orquestal se ha reproducido con samples de última generación; y, a través de una investigación arqueológica digna del mismo Aurelio, en el CD se puede escuchar los instrumentos de percusión originales, con un piano completamente real. Por primera vez, el oyente es capaz de oír algunos temas tal y como aparecen en la película, sin los cortes ni las tomas alternativas que inundan algunas de las grabaciones previas. Y, en el caso de los extras, tal y como fueron planteados por el compositor originalmente.

Tanto el libro Simians & Serialism como el CD Music Written For The Film Planet of The Apes están disponibles en www.PithikosEntertainment.com.

John O’Callaghan es músico, compositor, ingeniero de sonido, escritor y cineasta. En su juventud, estudió trompeta, trompa y guitarra clásica. Ha escrito, dirigido y compuesto música para los cortos Warriors of the Wasteland, Dead Sea (ambos producidos en Super-Panavision 70), el premiado Sentinels of the Twilight y el largometraje Purgatory. Actualmente vive en Corona, California con su mujer y su hija.



Gracias por tomarte el tiempo de hablar con AsturScore.

Es un placer hacerlo. Siento gran afecto por los muchos fans que hay por toda Europa de Jerry Goldsmith y de El planeta de los simios. De hecho, un gran porcentaje de las ventas de ambos trabajos ha sido en Europa. Algo completamente inesperado y muy gratificante, por lo que me alegra hacer una entrevista con un medio español sobre música de cine.

Al leer Simians & Serialism, uno se da cuenta de la cantidad de tiempo invertida en su preparación. El trabajar con toda esa información debe de haber sido una tarea agotadora…

La intención original era que el libro fuera un análisis de la música de El planeta de los simios, exponer las influencias musicales de Goldsmith y detallar la historia de la técnica dodecafónica de Arnold Schoenberg. Pero pronto descubrí que no existía mucha información fidedigna sobre el trabajo de Jerry Goldsmith en El planeta de los simios, aparte de un montón de suposiciones, conjeturas y especulaciones. Así que, en busca de detalles oficiales, me animé a visitar la Universidad de Loyola Marymount (LMU), donde se encuentran archivados todos los documentos del productor (y fuerza impulsora) de la película, Arthur P. Jacobs.

Después de pasar un único día buscando material relacionado sólo con Goldsmith, descubrí una cantidad ingente de circulares de producción, presupuestos, versiones del guion y mucha más información sobre la historia de El planeta de los simios que no se había hecho pública anteriormente, incluyendo datos que refutaban un montón de mitos e incorreciones que llevaban décadas circulando. Me di cuenta de que necesitaba profundizar en los archivos de la universidad e incorporar todo ese material al libro. Así que decidí invertir tiempo y hacer varios viajes al archivo de la LMU y revisar la Colección Jacobs al completo.

Al terminar en la LMU, hice lo mismo con la colección del director, Franklin J. Schaffner, que se halla en la biblioteca de otra universidad. Una vez recopilada toda la información, la incluí en un cronograma enorme y traté de dejar que fueran los hechos los que escribieran el hilo conductor del libro. Al final, fue un tiempo bien empleado. La investigación sirvió para redondear la historia de cómo se hizo la película y para tomar el pulso de la época  en el momento de su estreno.

Dedicas gran parte del libro al análisis de la partitura de Jerry Goldsmith para la primera película. De hecho, es como si hubieras tratado de resolver un puzle, al estilo de las novelas de Dan Brown. ¿Qué puedes contarnos sobre ello?

A través de los años, mi nivel de frustración crecía al oír a tantos denominados expertos asegurar que la composición de Goldsmith para El planeta de los simios no era serial, o que sólo lo era en parte. Según parece, el propio Goldsmith dejó un “camino de miguitas de pan” para guiarnos hacia la respuesta.

En su comentario de 2002 para el DVD de la película, asegura que escribió la partitura empleando la técnica serial de Schoenberg. No queda lugar para la duda, ¿verdad? Se podría pensar que esta aseveración de primera mano tendría que haber servido para aclarar cualquier interrogante que pudiera quedar. Y, sin embargo, la discusión continuó en público y por escrito.

Me imaginé que la única manera de terminar con tanto malentendido sería descifrar la “serie original” compuesta por Goldsmith, seguir su uso en toda la partitura y escribir un libro sobre ello. Tal y como cuento en Simians & Serialism, lo que Jerry Goldsmith hizo con esa serie de doce notas en todos y cada uno de los temas de la partitura es absolutamente genial.

El libro también incluye una comparativa entre las diferentes ediciones existentes de la banda sonora. ¿Cuál de ellas te parece más acertada?

Desgraciadamente, ninguna. Me parece que me gusta cómo suena la música en la mezcla final de la película, simplemente porque es así como la concibieron Goldsmith y Schaffner, aparte de que las cintas eran todavía recientes. Las primeras ediciones en LP y en CD incluían cortes editados, incompletos. El CD de los 90 provenía de unas cintas que habían envejecido muy mal y que no estaban en buen estado, con tomas incorrectas y con una mezcla final que no se parece en nada a la de la película.

La idea de realizar la regrabación se te ocurrió mientras estudiabas las partituras originales. ¿Fue muy complicado juntar elementos tan diversos?

Se trata de un proyecto considerable y requirió más de dos años para llevarse a cabo. La tarea más complicada fue quizá encontrar las percusiones exóticas que Emil Richards empleó en las sesiones de grabación originales. Tuve un gran golpe de suerte porque resultó que todos esos instrumentos en concreto (junto a muchos otros) se hallan reunidos en la misma colección, en una casa de alquiler de instrumentos en la zona de Los Ángeles.

Había tanto qué hacer que, si me atascaba con la grabación, siempre podía volver al libro. Así que, de uno u otro modo, libro o grabación, siempre estaba centrado en la música de Goldsmith para El planeta de los simios.

En retrospectiva, si hubiera sabido cuánto tiempo, energía, exasperación, sangre, sudor y lágrimas tendría que poner en ello, es posible que me lo hubiera pensado dos veces. Sin embargo, aun así y todo, estaba resuelto a hacerlo. Supongo que es lo que suele llamarse una “labor de amor”.

La música de Goldsmith es vanguardista y rebosante de sonidos experimentales. ¿Cómo fue la experiencia de grabar esos sonidos?

Muy emocionante y estresante, a partes iguales. Era muy consciente de que hay muchos fans leales de Goldsmith que se saben cada nota de memoria. Sin embargo, la interpretación original es una grabación analógica realizada alrededor de 1967 en cinta magnética de 35mm y en un estudio con electrónica de tubos. Esa concatenación de equipos tan particular produce un “sonido” que es muy difícil de emular de manera precisa sin una inversión prohibitiva en equipos de grabación casi imposibles de encontrar.

Para mantener los costes bajo control, decidí realizar la grabación con un sistema de última generación. Aunque suena de manera mucho más limpia y nítida, posee un sonido claramente diferente, lo que hizo todo más complicado. Al principio, ni a mí me gustaba, debido a mi propia familiaridad con la grabación original; pero, al final, comprendí una que es la música de Goldsmith lo que define el sonido y no el medio de grabación.

Si tuvieras que escoger un momento del proceso de escritura de Simians & Serialism, ¿cuál sería?

Aquel en el que me di cuenta de que había descifrado la serie original que servía de base para la matriz dodecafónica de Goldsmith. Estaba abrumado por la sorpresa. El único problema es que estaba solo en casa y no tenía con quien compartir mi entusiasmo. Tenía ganas de salir corriendo a la calle, a celebrar el descubrimiento. Pero, claro, era una tarde de martes normal y corriente y me temo que la enorme importancia de semejante descubrimiento habría significado bien poco para mis vecinos.

¿Y de la re-grabación?

Poco después de que descargaran los instrumentos de Emil Richards de la furgoneta… Ahí estaba yo, empujando hasta mi estudio ese instrumento único al que Goldsmith llamaba en sus notas “el tañido de la muerte”. Un instrumento que me ha fascinado y obsesionado particularmente desde que, de niño, escuchaba mi LP de vinilo con la banda sonora de El planeta de los simios. Y no pude resistirme a hacer una prueba.

Tocar el tañido de la muerte junto a la grabación de Goldsmith de “The Trial”, durante el tranquilo interludio en el que Taylor espera el comienzo del juicio, mientras suena una figura repetitiva, que se desarrolla sobre la base de este instrumento. Después de cada suave golpeteo en la barra de aluminio suspendida de cuatro pies, en sincronía con la grabación original (¡dos sonidos separados 47 años en el tiempo!), el instrumento resonaba consigo mismo en pulsos de ondas idénticos. ¡Un momento tan emocionante que nunca lo olvidaré!

¿En qué otros proyectos estás trabajando?

Tengo muchas cosas en marcha ahora mismo. Hay otros dos libros de historia/análisis sobre Jerry Goldsmith en preparación. Cubren tres de sus trabajos más emblemáticos y deberían ver la luz en breve. En este momento, estoy dando los últimos toques al lanzamiento comercial de una banda sonora que compuse en 2008 para el largo de misterio Purgatory. También estoy escribiendo un libro de humor, sin relación a lo anterior, sobre mi vida en la periferia de los ricos, famosos e infames de Hollywood. Por otra parte, hay planes para lanzar en Blu-ray/DVD una serie de cortos que filmé en los 80 y los 90, varios en 70mm, y que han sido escaneados en 4K y meticulosamente restaurados. Así que, seguid atentos.

Gracias por compartir toda esta información con nuestros lectores. Esperamos con ganas el lanzamiento de tus nuevos trabajos.

Un placer. Gracias de nuevo por la oportunidad de hablar de Simians & Serialism y del CD de El planeta de los simios con vuestros seguidores.

Fecha: 16 abril 2017. Más sobre Apuntes,Compositores,General
¡COMPÁRTELO! en Twitter | en Facebook | en delicious