Predicciones Oscar 2017

Escrito por Fernando Ayuso, el 12 noviembre 2017 | Publicado en Apuntes, Noticias

Como cada año, el último trimestre nos acerca a la ansiada temporada de premios. Y es que no es para menos, ya que las productoras deciden estrenar todo su arsenal “nominable” en poco más de dos meses. Con la música de cine no tiene por qué ocurrir lo mismo, ya que todos sabemos que no no ha de haber una buena película para que encontremos una gran banda sonora.

Sin embargo, este hecho le importa poco a los responsables de votar los premios, ya sean de la Academia de Hollywood o de cualquier asociación de críticos. Si una película tiene pésimos números en taquilla o ha sido denostada por los citados críticos, los votantes no la verán, y si no la ven no pueden votarla. Por lo que al final las nominaciones a mejor música original serán repartidas entre el puñado de películas “nominables” que la academia considere oportunas, y en el mejor de los casos incluiremos a esta lista las películas que hayan conseguido el vanagloriado éxito del público (y que gocen de una millonaria campaña de publicidad).

Dicho lo cual, y basándome en estos parámetros (recuerdo, para que sea nominable, la música debe pertenecer a una película oscarizable), he aquí las que a título personal considero que tienen mayores posibilidades de llevarse el gato al agua:

MUY POSIBLES:

  • The Post de John Williams: Williams vuelve con Steven Spielberg, lo que ya de por sí la convierte en una de las favoritas para estar entre las cinco nominadas al Oscar. Aún no hemos escuchado una sola nota de la partitura pero nadie me discutirá que merece estar encabezando esta lista.
  • Star Wars: The Last Jedi de John Williams: seguimos con las mismas consideraciones, Williams en el universo Star Wars. En este caso parte con desventaja con respecto a la anterior entrega ya que, en una trilogía, estructuralmente la segunda entrega sirve para unir la primera y la tercera (la presentación y la resolución de los temas), pero todos sabemos lo que pasó con “The Empire Strikes Back”, así que viniendo del genio estadounidense todo es posible.
  • Dunkirk de Hans Zimmer: hablo en primera persona al considerarla una gran propuesta en lo relativo a sus intenciones, aunque por momentos resulta fallida en su aplicación a la película. Si las reglas de la Academia de Hollywood no lo impiden, podríamos encontrarnos ante una de las favoritas del año. La intensidad e importancia que adquiere el sonido y la música en una película donde apenas hay diálogo siempre son bien valoradas por los votantes.
  • Darkest Hour de Dario Marianelli: tras su salida de Pan, por problemas creativos con la Warner, el compositor italiano vuelve a componer para Joe Wright. De sus cuatro colaboraciones anteriores (Pride & Prejudice, Atonement, The Soloist y Anna Karenina) tres consiguieron la nominación al oscar, siendo Atonement la galardonada con la preciada estatuilla. En esta ocasión se trata de una historia en torno a la figura de Winston Churchill que parece puede proporcionar su primer Oscar al gran Gary Oldman. La crítica ha aclamado la música de Marianelli y parece que la interpretación de Oldman va a ayudar para que la mayoría de los votantes vean la película.
  • The Shape of Water de Alexandre Desplat: el francés vuelve a ser uno de los favoritos gracias a su participación en la película de Guillermo del Toro. Se trata de una de las películas más aclamadas del año, muchos hablan de obra maestra, y la delicada música de Desplat también ha sido aclamada por la crítica. Se cumplen todos los criterios para que el compositor vuelva a ser considerado el “señor de las nominaciones”.
  • Battle of the Sexes de Nicholas Britell: fresca, variada, a la vez que inspirada partitura con la que el joven compositor (a tener en cuenta para el futuro) puede conseguir su segunda nominación consecutiva. A la espera de ver el resultado final donde corresponde, en la película, se trata de un producto muy disfrutable de principio a fin. Si os pica la curiosidad la podéis escuchar en Spotify.
  • Blade Runner 2049 de Benjamin Wallfisch y Hans Zimmer: probablemente junto con Dunkirk (también con colaboración de Wallfisch) la banda sonora más polémica del año y la que más debates está generando. La crítica la ha recibido con fervor y está recibiendo tal campaña de marketing a nivel mundial que me sorprendería que no entrara entre las nominadas. Indiscutiblemente nos encontramos ante la película del año, esa que nadie se va a perder, por lo que a pesar del poco aprecio que la academia siente por la música del alemán tiene muchas posibilidades.
  • Coco de Michael Giacchino: parece que Pixar ha vuelto por la puerta grande, y lo hace de la mano de su compositor fetiche. Los adjetivos positivos se suceden en las numerosas críticas tanto para la película como para la música en general, incluyendo las canciones. De hecho se habla de que es la película más musical de Pixar, por lo que parece que una nominación para Giacchino es más que probable
  • Wonderstruck de Carter Burwell: nueva colaboración con Todd Haynes tras su nominación al Oscar por la maravillosa Carol. Se trata al igual que en los casos anteriores de un director que le da mucha importancia a la música, por lo que nadie descarta que Burwell pueda estar entre los nominados.
  • Phantom Thread de Jonny Greenwood: parece que este año va de parejas director-compositor que apuestan por dar un mayor valor a la música dentro de la película. Nueva colaboración del compositor y guitarrista de Radiohead con Paul Thomas Anderson. Siempre intentan sorprendernos con partituras contemporáneas de gran personalidad, y un servidor siempre lo agradece.

A TENER EN CUENTA:

  • It de Benjamin Wallfisch: partitura del que probablemente sea el compositor del año junto con Giacchino. Wallfisch participa en esta ocasión en uno de los “taquillazos” del año, y lo hace mezclando la delicadeza de sus melodías con el terror más vehemente.
  • War for the Planet of the Apes de Michael Giacchino: para el que suscribe, fantástica banda sonora del compositor americano. Se trata de uno de los blockbusters del año, una grata sorpresa que sirve de cierre a una interesante trilogía. Si Giacchino (que como he comentado anteriormente está siendo uno de los compositores del año) recibe una nominación por esta partitura será más que merecida.
  • Victoria and Abdul de Thomas Newman: se trata de Thomas Newman en una película sobre la corona inglesa dirigida por Stephen Frears. Sobre el papel nada más que añadir. Sin embargo parece que la película ha recibido críticas dispares, tibias en el mayor de los casos, que la alejan mínimamente de una posible nominación.
  • A Ghost Story de Daniel Hart: partitura con magnífico tema principal y canción (compuesta por el compositor con su banda Dark Rooms) que puede optar a nominación por su importancia dentro de la historia. Se trata de una película pequeña e íntima con un guión atrevido y original que también puede ser reconocido. Aunque eso sí, muchos creen que el filme no es apto para todos los paladares.

POSIBLES DESCARTADAS:

  • Dunkirk de Hans Zimmer: como comentaba con anterioridad, una de las bandas sonoras del año, aunque desgraciadamente puede que nos encontremos ante la gran polémica del año. Una partitura hecha por y para la película que en principio podría incumplir los requisitos de la academia para poder formar parte de las nominadas. El uso de la música de Elgar en momentos clave de la película (los más dramáticos y emotivos, incluido todo el desenlace) puede que imposibiliten la candidatura al igual que pasó el año pasado con Arrival de Jóhann Jóhannsson. Aunque quién sabe, a lo mejor este año deciden cambiar esa limitación, ya que al fin y al cabo lo que importa es la función de la música en el filme y no quién la haya compuesto.
  • Suburbicon de Alexandre Desplat: el mal recibimiento de la película de George Clooney por parte de crítica y público (a día de hoy obtiene sendos suspensos en páginas como IMDb o Metascore) pueden propiciar una inicial pérdida de interés de los votantes en la película. A su vez, ciertos críticos han depositado parte de la culpa del fracaso del filme sobre los hombros del compositor francés, y eso es algo que suele tenerse en cuenta.
Lee otros artículos escritos por Fernando Ayuso
Crecí con las pelis de Disney de los 90 y con Horner descubrí las emociones de la música. Después vendría mucho más...