Fargo Season 1

Escrito por Rubén Franco, el 12 junio 2018 | Publicado en Análisis

Cuando los hermanos Cohen escribieron, produjeron y dirigieron el thriller dramático con tintes de comedia negra Fargo (1996), quizás pocos imaginasen que la Academia de los Oscar les premiaría con dos merecidos Oscar (mejor guión y mejor actriz) de siete nominaciones posibles, y aún menos que, casi veinte años después, en el 2014, el canal de televisión FX decidiría lanzar una serie de televisión que lleva tres temporadas y va a por una cuarta.

Fargo Season 1 (2014)
Compositor: Jeff Russo
Año: 2014
Lo mejor: El excepcional tema central y el acertado tono gélido y melancólico de la música, un clásico moderno televisivo
Lo peor:Nada, todo casa como un guante, ni un peroNUESTRA NOTA

Y hay que reconocer una evidencia irrefutable; la serie es cojonuda, de una factura impecable, envuelta en ese halo coheniano que tenía la película original, llena de humor negro, personajes peculiares (solitarios, perdedores, seres que rozan el patetismo, asesinos sin escrúpulos), situaciones surrealistas (o hiperrealistas, según se mire), y ese ambiente gélido y frío, cargado de melancolía y tristeza, donde la banda sonora juega un papel fundamental en la ambientación, tanto la de Carter Burwell en el original como la de Jeff Russo en la serie.

Fargo – Temporada 1, – La serie


Noah Hawley, el creador de la serie (y también de Legion, donde de nuevo tenemos a Jeff Russo metido en faena), puso el tema a funcionar en 2012, donde el canal FX anunciaba que habría serie, cerrando el casting a finales del 2013, momento en el que da comienzo la producción en Canadá (Alberta), con un reparto liderado por Martin Freeman, Billy Bob Thornton, Colin Hanks, Oliver Platt y Keith Carradine como actores principales y los hermanos Cohen como productores ejecutivos de la serie.

La historia transcurre en Bemidji (Minessota), donde un vendedor de seguros llamado Lester Nygaard (un genial Martin Freeman, que en la versión original tuvo que hacer un esfuerzo para cambiar su perfecto inglés para adaptarse a un perfecto americano) y un despiadado aunque divertido asesino llamado Lorne Malvo (otro genial Billy Bob Thorton) se conocen casualmente en la sala de urgencias de un hospital, momento en el que una espiral de crímenes y delirantes situaciones comienzan a tener lugar tras la no-aunque-si proposición del segundo de encargarse del mafioso del pueblo Sam Hess, quien siempre ha abusado de Lester desde que eran críos (como vemos ya en el primer capítulo, motivo por el que acaba en el hospital), jactándose incluso de haberse beneficiado en su día a su mujer (quien no para de echar en cara a Lester que es un perdedor y que su hermano le da mil vueltas).

A partir de ese crimen, cual catalizador, Lester asesinará a su mujer y pasará de ser un insulso y patético perdedor a un ser lleno de mezquindad y prepotencia (se cree por encima del bien y del mal), alguien que vendería a su familia (nunca mejor dicho) por salvarse de la quema.

Y por otro lado, tenemos a Malvo, que tras echar un cable a Lester con el crimen de su mujer, aprovechará un business de chantaje para estafar a un ricachón llamado Stavros, uno de los momentos donde Noah Hawley homenajea a la película original (en un flashback, el personaje de Oliver Platt encuentra aquel famoso maletín que el personaje de Steve Buscemi escondía en la nieve en 1987, convirtiéndose en un afortunado rico, propietario de unos grandes almacenes).

Con la “falsa” coletilla de basada en hecho reales como para darle más solemnidad a la historia, los diez capítulos son geniales del primero al último, donde todos los personajes suman (la policía que investiga el caso principal, la eficiente y pertinaz Molly, interpretada por Allison Tolman o su superior, el terco, inepto y simplón jefe de policía, interpretado por Bob Odenkirk, están geniales, sin olvidarnos del bueno de Colin Hanks, cuyo personaje, primero de policía de control animal y posteriormente de cartero, será vital para resolver la trama).

Un divertimento de calidad que situó la primera temporada en una de las mejores series del 2014, ganando los globos de oro a mejor miniserie y mejor actor principal de miniserie para Billy Bob Thornton (rivalizando con su compañero de reparto Martin Freeman, también nominado).

Fargo es un productor televisivo impecable, de calidad suprema, que se ha convertido por derecho propio en una de las mejores series en los últimos años.

Jeff Russo, Music By


El compositor asignado a Fargo fue Jeff Russo, un nombre que por aquel entonces ya tenía callo suficiente en televisión, con asignaciones que estaban ya vinculadas al productor de la serie Noah Hawley, en concreto My Generation (2010-2011) o The Unusuals (2009).

Este compositor norteamericano nacido en 1969 fue el fundador de la banda de rock acústica Low Stars y cofundador de la banda de rock Tonic (todavía en activo en el 2016, entre composiciones para televisión, donde ha lanzado un disco con su banda llamado Lemon Parade Revisited).

Hasta la llegada de Fargo, Russo trabajará en la serie de comedia Necessary Roughness (Terapia de Choque) durante tres temporadas del 2011 al 2013, y en la serie Hostages (Rehenes) del 2013 al 2014, thriller dramático con una única temporada donde una cirujana (Toni Collete) se verá obligada a participar en un complot para matar al presidente de los EE.UU. o su familia, tomada como rehén, pasará a mejor vida.

Fargo es, probablemente, el gran éxito televisivo de Jeff Russo, y a raíz de ahí se ve involucrado en productos de todo tipo y de gran nivel, donde además de dos temporadas de Fargo, tenemos la brutal miniserie The Night of, producida por James Gandolfini y con John Turturro como uno de los protagonistas, ocho capítulos de la HBO sobre el juicio llevado a cabo contra un pakistaní por el crimen de una joven chica acomodada tras una noche de excesos (drogas, sexo y alcohol), que nos da un retrato realista de la vida en la cárcel, del funcionamiento judicial y mediático, y sobre todo, una radiografía de la condición humana (etnias, prejuicios, religión, …).

En los últimos años ha colaborado en todo tipo de series variopintas, donde destaca el relanzamiento, de nuevo, de la franquicia trekkie de Netflix a través de Star Trek Discovery (una vuelta de tuerca realmente fascinante y oscura con el genial Jason Isaacs y el camaleónico Doug Jones), la miniserie de Tut (Tutankamón, 2015) con Ben Kingsley, la serie de corte fantástico de Nextflix Altered Carbon, la segunda temporada de la serie de ciencia ficción Extant (donde reemplazó a Marcelo Zarvos), la nueva franquicia de CSI, llama CSI: Cyber, la inquietante serie de terror Channel Zero, la serie fantástica Lucifer o, más reciente y de moda, la incursión en el universo Marvel de la mano de Noah Hawley en la genial y rara Legion, uno de los mejores trabajos del compositor y que actualmente se encuentra en su segunda temporada.

Fargo – Music for a Murder


Si hay algo que uno deduce simplemente habiendo visto la película de Fargo y el primer capítulo de la serie de FX es que el bueno de Jeff Russo ha continuado la linea musical del gran Carter Burwell, creando música para personajes perdedores, cuasi  patéticos, corazones solitarios o de siniestra cavilación, todo ello con una hilo musical de corte gélido y tenso, reflexivo por momentos, con una sonoridad homogénea, y a través de un tema principal muy Burwelliano, donde ese sonido solemne y trascendental de la película es recuperado por Russo para la serie, en un tema que abre y cierra la serie y que, como no, la vertebra y da coherencia, añadiendo unos cuantos temas secundarios realmente interesantes.

De alguna manera, el tema central el hilo conductor de la historia de Fargo, especialmente asociado al personaje perdedor y patético del genial Leste Nygaard (aunque luego se convierte en el pegamento musical que une todo). A este tema se le unen el resto de motivos secundarios de los personajes que pululan por la serie de Fargo, conformando un universo musical donde destaca el uso de las cuerdas.

Tan solo los personajes de Gus y Molly, a través de su relación o su vida íntima y familiar (la hija del primero y el padre del segundo, un genial Ketih Carradine que servirá de nexo para la segunda temporada, precuela de ésta primera de alguna manera) dan un contrapunto más emotivo y emocional, un pequeño respiro entre tanta tensión y crimen, aunque nunca sin perder esa gota de humor que caracteriza a la serie.

El CD, editado por Sony Classical, contiene los siguientes temas asociados al universo musical de la serie:

1) Tema Central de Fargo: Es un tema primo-hermano del que compusiera Carter Burwell, y como en aquel, tras la tarjeta de presentación de un melancólico y triste solo de violín y el piano de forma delicada, se une toda la sección orquestal (cuerda y metales) para intensificar la dimensión de tragedia y dar solemnidad a los acontecimientos que vamos a presenciar en pantalla, añadiendo un irónico toque invernal con las campanillas musicales.

Bemidji, MN (Fargo Series Main Theme) es la mejor expresión del tema central, dos minutos y medio conde Jeff Russo desarrolla su motivo principal, también recogido de forma breve en el corte Bemidji, MN (reprise). Este tema, que parece ligado inicialmente a Lester Nygaard, por ser el actor principal que sirve de nexo para todo, pero será el que envuelva a todo el conjunto de la partitura, resaltando, por ejemplo, el tono fatalista del corte Poor Demitri (el hijo de Stavros) o el corte dos, The Long Road Home (Paint Cans), donde Russo nos ofrece una versión delicada del tema central, con el harpa céltico interpretando el tema central y los violines acompañando.

Mención aparte merece el genial corte Stavro’s Prayer, un tema bastante intenso de desarrollo donde el personaje de Oliver Platt en su juventud (1987) ruega a Dios que le ayude a salir adelante, momento en el que encuentra la maleta que el personaje de Steve Buscemi había enterrado en la película de Fargo. Aquí, el tema central se construye y fortalece sobre la sección de cuerda, que por un lado genera un ostinato delicado de tensión constante, y por otro construye un motivo poderoso para las plegarias de Stavros.

Otro corte destacable es el uso del tema central en el crimen de la mujer de Lester, donde éste le asesta un primer golpe con un martillo, donde la música que abre el corte Murder es tensa pero contenida, y acto seguido, cuando comienza el festival de golpes, hay una explosión musical violenta (estilo a la apertura del corte Gus Part 2), donde metales y percusiones anuncian la brutalidad del crimen, dando paso, cercano al minuto uno, a una variación del tema central en tono siniestro.

2) Tema de Malvo: Es un tema que Russo asocia al personaje “villano” de la serie, el principal catalizador de la cascada de acontecimientos que veremos en pantalla (despertará el lado más salvaje de Lester en el crimen de su mujer).

Es un tema interesante y curioso (un poco Twin Peaks, es decir, estilo Badalamenti), casi una especie de pieza que coquetea con un jazz sofisticado sin ser jazz (pizzicatos, bajo, toques de batería y violines acompañando), es un tema juguetón que te está diciendo algo así como “ten cuidado conmigo” (especialmente el inquietante cierre final con el violín… no nos olvidemos que, pese a que nos divierta Malvo, es un asesino despiadado).

Malvo’s Theme representa perfectamente esa idea, recuperando en el tramo final la vuelta de tuerca del personaje de Malvo con su nuevo papel cuando se cruza con Lester en las Vegas, en el corte Malvo Reinvents, donde Russo recupera ese sonido cuasi malévolo y sofisticado de Malvo.

Por contraposición, el destino final del genial personaje de Malvo, en el clímax final de la serie, es recogido a través del Leitmotiv principal, en clave fatalista y melancólica, que parece engullir finalmente a todos los personajes, y aquí lo hace lo propio con Malvo en los cortes Malvo Retreats, Malvo (Eyes Wide) y Malvo’s Briefcase.

3) Tema de Gus: El tema de Gus es un tema apacible y bonachón, delicado y cargado de cierta tristeza y reflexión.

The Parable (Gus’ Theme) es el perfecto ejemplo, donde el harpa céltica y el clarinete construyen las notas de éste motivo, donde finalmente el omnipresente sonido melancólico de la cuerda a través de un solo de violín aparece, resaltando uno de los mejores momentos de toda la serie, la historia de la parábola que el vecino de Gus le cuenta sobre un hombre rico que no puede ver sufrir al mundo y acaba dándolo todo (literalmente), inclusive su propia vida, por ayudar al ser humano, descubriendo que, hagas lo que hagas, el sufrimiento jamás cesará por muchos sacrificios personales que tu hagas; siempre habrá alguien en el mundo que sufra, es inevitable.

Gus Part 2 (del uno ni preguntamos) es otro perfecto ejemplo; tras una apertura disonante con los metales y la percusión, Russo ofrece una versión rítmica del motivo de Gus con percusiones, pizzicatos y cuerdas, rematado por el tema central de la serie con los metales y el clarinete en clave oscura.

4) Tema de los Asesinos, Wrench and Numbers: Este par de asesinos (uno es sordomudo) son contratados por la mafia para resolver el crimen de Sam Hess, un corrupto hombre de negocios que humillaba y golpeaba a Lester a su antojo desde crío y que Malvo asesinará, lo que provocará que la mafia exige explicaciones y envíe a estos dos matones a hacer de las suyas.

Russo utiliza un solo de batería rítmico, casi una improvisación caótica que casa perfectamente con el rudo carácter de estos dos peculiares asesinos, y que pese a que en el disco aparece una sola vez (Wrench and Numbers), en la serie aparece en varias ocasiones. Una excelente idea musical que funciona a las mil maravillas.

A lo largo de la partitura hay, además, otros momentos destacables y maravillosos, como el que Jeff Russo regala a los personajes de Gus y Molly en el corte Gus And Molly, donde el harpa céltica construye una delicada y bonita melodía, o el triste (y merecido) final de la huida de Lester en el brillante Thin Ice, donde la percusión y un solo de violín desesperado y desgarrador construyen un corte que masca la tragedia.

Aunque mi preferido, sin ningún género de duda, es el delicado y bello corte Dullard, donde las cuerdas (arpa y violines, inclusive pizzicatos) construyen una bella apertura, con campanillas y flauta sumándose a un momento casi pastoral. Acto seguido,  el piano ejercita una fase de transición maravillosa para que el tema central acabe entrando en un doloroso solo de violín, melancolía pura, al que sigue, finalmente, un solitario sonido del arpa que cierre magistralmente esta excepcional pieza, quizás la mejor de toda la partitura.

Tributo a Carter Burwell


Sin ánimo de desvelar nada sobre la trama, siempre con un tono fatalista y melancólico, pero también esperanzador (hay miserias y alegrías a partes iguales en todas partes), los creadores de la serie de Fargo decidieron cerrar la serie con la escena final de la primera temporada con la música del tema central de Carter Burwell, una bonita forma, creo yo, de rendir tributo al genial compositor y de cerrar el círculo del universo de Fargo.

Brutal.

Conclusión


De todas las series que he visto en los últimos años, sin lugar a dudas, Fargo es una de las más redondas, una idea espléndida bien desarrollada y ejecutada, de impecable factura a todos los niveles (guiones, dirección, interpretaciones…).

Y de todos esos elementos, como uno más que indisoluble al show de FX, nos encontramos con la partitura de Jeff Russo, que como hiciera el bueno de Carter Burwell, no solo complementa la serie para la que fue compuesta, que es la obligación contractual que como compositor y profesional tiene con la serie, sino que consigue que una vez tu pongas el disco en tu reproductor puedas recordar con pelos y señales la serie y evocar algunos de los mejores momentos que ha dado la televisión en los últimos años.

Recomendable sin ningún género de duda.

Fargo Season 1

01. Bemidji, MN (Fargo Series Main Theme) (02:28)
02. The Long Road Home (Paint Cans) (02:15)
03. Molly Looks For Lester (02:03)
04. Murder (01:47)
05. The Deer (01:50)
06. The North (01:48)
07. Malvo’s Theme (02:09)
08. Wrench And Numbers (01:46)
09. Stavros’ Prayers (03:13)
10. Murderous Tundra (02:09)
11. Dullard (02:22)
12. Fish Head (01:30)
13. Lester Running (02:44)
14. Bad Idea (02:22)
15. Homecoming (01:07)
16. Lester As Malvo (01:02)
17. Gus Part 2 (01:34)
18. Malvo Reinvents (02:46)
19. The Parable (Gus’ Theme) (01:58)
20. Poor Demitri (01:31)
21. Trading Places (01:34)
22. Malvo Retreats (01:26)
23. Malvo (Eyes Wide) (01:05)
24. Gus And Molly (01:20)
25. Malvo’s Briefcase (01:24)
26. Thin Ice (01:21)
27. Bemidji, MN (Reprise) (02:53)
28. Highway Snow (Fargo Series End Credits) (00:53)

Duración total: 52:20 minutos
Compositor: Jeff Russo
Sello: Sony Classical
Formato: CD
Fecha de publicación: 01 de Julio 2014
Lee otros artículos escritos por Rubén Franco
E.T.despertó una afición que terminó en pasión por Jarre, Schifrin, Grusin, Rózsa y sobre todo Goldsmith.