ESPECIAL SUPERHÉROES: Grandes momentos musicales

Escrito por Rubén Franco, el 25 julio 2012 | Publicado en General

Ante la nueva avalancha de cine de superhéroes y cómics que nos viene por delante, con The Amazing Spider-Man y Batman: The Dark Knight Rises, y recientemente The Avengers, Asturscore ha decidido hacer un especial superhéroes y elegir las tres escenas musicales que más nos han impactado o gustado a lo largo de la historia del cine.

Williams, Goldsmith, Poledouris, Elfman, Beltrami, Young, Silvestri… multitud de compositores que han sabido dar en la tecla, y provocarnos todo tipo de emociones y sensaciones.

Te invitamos a conocer nuestras elecciones y comprobar cuán lejos o cerca estamos de tus gustos. ¿Preparados?

Vamos allá.


Gorka Oteiza

Superman, the Movie (1978) El rescate del helicóptero

En una época en que los efectos especiales estaban empezando a descubrir todo su potencial, poder ver a tu superhéroe favorito volar como por arte de magia en la pantalla del cine, y de forma totalmente creíble… ¡no tenía precio!

La primera película de Superman, fue para mí la primera película de superhéroes que recuerdo. La música de John Williams (aunque entonces no sabía quien era ese señor), era hipnótica, grandiosa, heroica, fascinante! Como anillo al dedo para un superhéroe del calibre de Superman.

La escena que tengo grabada en la memoria, es cuando el helicóptero en el que viajaba Lois Lane tiene una avería en la azotea del Daily Planet, y se queda encajado en un costado del edificio dejando a Lois colgada en el vacío. Su suerte estaba echada… ¿o no? Mientras todo el mundo mira al helicóptero, Clark corre a una cabina a cambiarse (aunque al final tiene que hacer un apaño en una puerta giratoria), y cuando Lois no aguanta más y cae, mientras el tema principal suena de fondo y va sumando intensidad, Superman acude al rescate y la salva, cogiendo primero con mano a la chica y luego con la otra el helicóptero (como si fuera de Bilbao, pues!).

El diálogo de ese momento, que supone el primer encuentro entre ambos, es simple pero genial:

Superman (agarrando a Lois mientras vuela hacia la azotea) – “Tranquila, yo la sujeto”.

Lois (con cara de asombro) – “¡Que va a sujetarme! ¿Y quién le sujeta a usted?”

Spider-man (2002) Batalla en Times Square

Siempre le he tenido especial cariño a Spiderman (supongo que como mucha otra gente, por que en cierta manera me identificaba con él).

Por eso cuando me enteré que se estaba haciendo una película sobre Spiderman, y que la iba a dirigir Sam Raimi con música de Danny Elfman, la expectación fue tremenda y la espera casi eterna. Pero por fin llegó el momento, y tras disfrutar de sus casi 2 horas de metraje, salí del cine encantado con todas mis expectativas cubiertas de sobra.

En este caso, no me quedaría con una sola escena de la película, sino más bien con un conjunto de ellas; con cualquier escena en la que nuestro amistoso vecino trepamuros salta de azotea en azotea, usando postes, grúas, farolas y la providencial tela de araña que surge de sus muñecas de forma orgánica. Este frenesí de saltos, equilibrios y movimientos perfectamente coreografiados con el mobiliario urbano, mientras suena la música de Danny Elfman de fondo, son algo difícil de olvidar!

The Avengers (2012) Batalla Final

A pesar de que después de Spider-man y Superman, Los 4 Fantásticos han sido siempre mis superhéroes favoritos, ni la olvidada (y olvidable) película de 1994 de Roger Corman, ni las dos películas modernas de 2005 y 2007 les hacen justicia, así que como quiero elegir un momento de una película con un grupo de superhéroes para terminar esta selección de mis favoritos, me quedo con la recientemente estrenada Los Vengadores.

Toda la película está soberbiamente escrita y dirigida, estando muy equilibrados los personajes y el protagonismo de los mismos a lo largo del metraje, y aunque tengo la tentación de elegir el momento en el que Hulk “se enfrenta a Loki” (y no digo más para no destripar nada a quien no la haya visto todavía), mi momento favorito de la película es durante la batalla final, donde todos los vengadores se enfrentan conjuntamente a la mayor de las amenazas.

En un plano-secuencia digno de aparecer en los libros de “Cómo Hacer Cine”, la cámara va saltando de un superhéroe a otro sin cortes, sin pausas, sin perder el hilo narrativo, mientras describe de forma espectacular la dimensión de la pelea a la que se están enfrentando y la música de Alan Silvestri suena con fuerza acompañando a la acción. Simplemente brutal. Una escena que te deja sin aliento, y con ganas de levantarte de la butaca y unirte a la lucha!! Escuchar Suite


Eduardo Con

Superman, the Movie (1978) Planeta Krypton

Uno de mis primeros recuerdos bandasoniles, en el tema que nos compete, es la famosa marcha que compuso John Williams para Superman, pero quizás el momento que mas me impacto, musicalmente hablando, es cuando se acaba los títulos iniciales y da paso a la inmensidad del espacio.

De repente empieza a sonar una trompeta, que va repitiendo constantemente una  melodía a la cual se va uniendo el resto la orquesta, para presentarnos el Planeta Krypton.

Para mi una de los mejores escenas de apertura, con un tema épico y difícil de no olvidar.

Batman (1989) La entrada a la Batcueva

A esta banda sonora, y concretamente a su compositor, le debo mucho al haberme adentrado en la música de cine. Recuerdo que para mi comunión me regalaron un radio-cassete con doble pletina y micro que aproveché para grabar, con el mínimo sonido de ambiente que se podía conseguir, la oscura marcha que compuso Danny Elfman para Batman.

Pero ese heroico tema no era el que mas me llamó la atención, sino que fue el corte donde Batman, después de rescatar a Vicky, la lleva a su batcueva (Descent into Mistery).

El batmobile recorriendo un oscuro bosque mientras se escucha el tema de batman con coros simplemente me noqueo, y no paraba de escuchar ese tema grabado de una forma muy rudimentaria.

Batman Returns (1992) Nacimiento del Pingüino

Y lo que había echo con Batman lo repetí  con el gótico inicio de apertura de su segunda parte, que corresponde al nacimiento de El Pingüino. Me daba igual escuchar el dialogo de “Feliz Navidad” o ruidos de la película, yo solo quería oír esa música, donde aparecía el tema de el Pingüino y luego la fanfarria de Batman, sin tener que poner la película en VHS.

Un bonito recuerdo de cómo poco a poco me empezaba a aficionar por la música de cine.


Marta Laspra

Spiderman 3 (2007) El nacimiento de Sandman

Hablar de la música de Spiderman (por lo menos hasta ahora) siempre me llevaba a Danny Elfman, pero creo que con la tercera entrega y en concreto con este corte Christopher Young ha hecho un buen trabajo de continuación.

El momento visualmente ya es impactante, con ese hombre que asume su nueva condición de forma tan rápida por esa gran motivación que tiene. Pero la música sin duda refuerza ese renacimiento.

De manera delicada al principio cuando tan solo nos enseña la arena y con las siguientes subidas acompañando a cada esfuerzo por parte de este hombre de recomponerse, para ver con la música el alzamiento de Sandman, y finalmente presentarlo como el nuevo enemigo de Spiderman.

Hellboy II The Golden Army (2008) El Único Elemental

Esta escena me parece impactante por la doble perspectiva que me crea. Musicalmente hablando es una canción de esperanza, de renacimiento, que ciertamente acompaña bien a las imágenes cuando todo se cubre de verde.

Es interesante que el comienzo de la melodía delicada empiece justo cuando el Príncipe Nuada le dice que es el último de su especie, en ese momento la música hace creer al espectador por un momento que Hellboy no va a disparar. Finalmente lo hace y la música no cambia, acompañando a la muerte del dios del bosque pero que curiosamente trae consigo la vida.

Me resulta emocionante porque es un momento de vida creado por la muerte de la naturaleza y esa doble sensación te acompaña hasta que termina la escena, cortesía de Danny Elfman.

Fantastic Four (2005) Antorcha Humana contra el misil

Intensa escena en la que se mezclan muchos componentes perfectamente ligados por la música (a cargo de John Ottman), con Johnny Storm como cebo descubriendo que es por fin capaz de volar, y por otro lado con Ben asumiendo que debe volver a ser La Cosa.

La música varía de un lado a otro de forma muy fluida. Empezamos con Storm y la angustia a la que nos somete por saber si será capaz de volar, siendo éste el resultado final, acompañado de una explosión musical. Rápidamente volvemos con Sue y Ben donde la música nos deja con Ben en la azotea tomando una difícil decisión pero que le convertirá en un héroe.

Y tras eso volvemos con Antorcha Humana en su carrera contra el misil, con la música que recuerda a una persecución, con sus momentos de suspensión cuando parece engañarlo y que termina con la gran explosión tanto visual como musical.


Braulio Fernández

The Rocketeer (1991) The Flying Circus

Para el que escribe esta escena es sencillamente genial. El protagonista trata de salvar a un piloto de avión durante una exhibición de acrobacias aéreas, pero su control de la máquina que le impulsa es deficiente. Para James Horner es una oportunidad de componer a la antigua, puntuando decenas de momentos por minuto, como si se tratara de una película de animación. Altos, bajos, caída libre, tema del héroe, “subidón-subidón”, que diría la Lore, incluso estilo western – Americana, cuando Rocketeer atraviesa un rancho antes de caer al agua.

Lo sorprendente desde el punto de vista musical es, sin embargo, que en conjunto la escena, de unos cuatro minutos, suena a pieza única, sinfónica, perfecta. Como si de una obra para una sala de concierto se tratara, a pesar de estar “atada” por completo a unas imágenes a las que realza, a las que hace más divertidas, más trepidantes, y también más emocionantes. Porque a The Flying Circus no le falta el momento “zen”, cuando Rocketeer surca las nubes, y James Horner vuelve a dar rienda suelta a sus propios sueños. Esa obsesión del ser humano por volar…

Steamboy (2004) Colapso y Rescate

Película redonda, Steamboy, del Maestro Otomo, que nos ofrece una versión perfeccionista, historicista y preciosista de un nuevo cuento de un superhéroe tratando de volar.

Como en The Rocketeer, la ficción se desarrolla en tiempo pasado, esta vez durante la exposición mundial de Londres en pleno siglo XIX, y como no, en plena revolución industrial. Si a Rocketeer lo hacía volar la combustión en los años 30, ahora es el vapor la ayuda que necesita un joven para salvar al mundo de los malos, que en lugar de ser nazis, obsesión americana, son los demonios o monstruos típicos del Anime.

En la escena final, el protagonista trata de salir vivo de la destrucción de la enorme maquina en suspensión que amenaza Londres, y de paso salvar la vida a la repipi Scarlet, con la que tiene medio escarceo amoroso nada más. Cuando Steamboy surge de entre el vapor de humo y suenan las notas de su tema principal, al mediaventurero Steve Jablonsky le invadió un sentido de justicia musical, y en lugar de meter ruido con percusiones y excitación barata, nos deleita con una rendición que hace justicia al periodo histórico y a la historia que se cuenta. Metales, sin exageración, suaves, interpretan con ritmo pausado pero sentido el acto heroico del protagonista. Hay color, que dirían Goldsmith o Horner, porque esas trompetas parecen salidas del mismo motor a vapor que lleva el joven a sus espaldas.

Hancock (2008) Muerte y Transfiguración

No me lo puedo creer, otro mediaventures. Eso sí, el de más estilo de entre todos. John Powell nos deleita con una maravillosa secuencia al final de Hancock, cuando el personaje interpretado por Will Smith se conciencia de las cosas a las que ha de renunciar para ser un héroe. Hay dolor en su decisión, valiente, pero también generosidad y amor. Y ahí es donde Powell eleva el sentido emotivo de la secuencia, pasando de la tristeza de la decisión final, a la conversión total en un verdadero superhéroe.

Guitarra, piano, percusión ligera para los primeros momentos, mientras en un segundo plano van cobrando protagonismo la cuerda y los metales. Imposible de contener la emoción, la música desemboca en un trepidante tema épico al más puro estilo Powell, en el que la percusión pone el tono, pero el corazón sigue residiendo en una melodía espectacular, bella.

Un cierre perfecto para la película, y para una gran banda sonora. Ambas cuentan como se forjan los héroes. Esos que como Steamboy o Rocketeer, son simplemente humanos, que como único privilegio han encontrado la forma de volar!!!!.


Rubén Franco

Superman, the Movie (1978) Títulos de inicio

Por antonomasia, de siempre, esta ha sido mi película bandera de superhéroes (pese a que ya tiene sus años, y con Gene Hackman impagable), mi partitura de superhéroes preferida y, además, una de mis Top Ten en cuanto a mejores bandas sonoras de la historia. Aquí queda eso.

John Williams, para mí, se superó; en 1978 firmó su mejor obra hasta ese momento (con el permiso de Close Encounters at the Third Kind), con una profundidad melódica y dramática pocas veces vista en el cine de superhéroes (el tema de amor, el tema de la fortaleza de la soledad, la música asociada a sus tíos…), y un tema épico, una fanfarria de muy señor mío, que pocas veces (por no decir ninguna) ha logrado ser superada.

Hay muchos momentos, demasiados, para quedarse con uno solo; pero como no puedo elegir más que uno, lo haría con los quince primeros minutos, desde el prólogo y títulos de inicio hasta la destrucción de Krypton, de auténtica antología.

Y especialmente, con ese principio, con los títulos de crédito apareciendo en pantalla cual Superman volando, dejando su estela sobre un fondo espacial, auténtica magia de los 70, cuya música es majestuosa y poderosa, enunciando el mítico motivo de Superman, y que no pocas veces me ha hecho saltar una lagrimilla.

Batman (1989) El ataque del Batwing

Entre 1988 y 1989 recibí mi bautizo en el cine en solitario, sin la presencia de mis padres. The Fly II, Die Hard, Indiana Jones and the Last Crusade… y Batman. Y dicho sea de paso, mi primer Tim Burton (Bitelchús iría después).

El ambiente gótico era fascinante (aún más el toque Burton), Jack Nicholson partía la pana con su personaje desternillante (e histriónico) de Joker, y Kim Basinger estaba de dulce con esa belleza tan delicada y seductora, casi estilo femme fatale.

Pero el verdadero puñetazo (y menudo) fue el score de Danny Elfman; aquello era de otra galaxia. ¿Quién demonios era aquel tipo? Desde aquella película jamás lo olvidaría, y pasaría a ocupar un puesto vital en mi relación de compositores a seguir.

El tema central es apabullante, desprendiendo pura energía, con temas de acción brillantemente ejecutados, todo un fresco. Y, como en Superman, había demasiados buenos momentos (la primera confrontación en la fábrica, el ataque de los payasos y posterior rescate, la entrada a la batcueva, la subida a la catedral…), aunque he decidido quedarme con la que, creo, es la escena donde más luce el tema central: el ataque del Batwing.

La fanfarria de Batman emerge poderosa, mientras nuestro héroe desarma los planes de Joker y su desfile de globos gaseosos, con un clímax final apabullante, golpeteo de campanas incluido.

The Shadow (1994) Escena del Hotel

Vale, quizás The Shadow (La Sombra) no sea una gran película, pero tiene algo, destila cierto clasicismo, y no solo por la época en la que transcurre (años 30), sino por la factura de la misma, con el director Russell Mulcahy resolviendo correctamente la papeleta, y un buen casting, donde destaca un excelente Alec Baldwin como el héroe de la función, el villano John Lone y la bella Penelope Ann Miller como la chica en peligro (completando el reparto Tim Curry, Peter Boyle y Ian McKellen).

Jerry Goldsmith firmó, para el que escribe, uno de los mejores motivos centrales de su carrera en los últimos años, pura magia, auténtica pasión musical con aromas del pasado, con temazos de acción realmente inspirados y cargados de toques marciales y étnicos, en alusión al villano, Shiwan Khan (descendiente del mismísimo Genghis Khan).

Recientemente editada por  Intrada en modo completo, el score está lleno de grandes momentos, pero hay uno, mí preferido, que es una auténtica delicia; la escena del hotel, una demostración más de porque Jerry Goldsmith era, para mi, el mejor compositor.

Construye un tema envolvente, lleno de misterio, muy sugerente, que acaba desembocando y explosionando en el tema central, cuando nuestro héroe descubre la guarida de los enemigos, oculta a los ojos de la gente, pero no a los suyos.

Imprescindible.


Carlos Mulas

Danny Elfman es junto a John Williams el máximo exponente de compositor de éxito en esto de los superhéroes. Mucho antes de toda la moda actual de películas basadas en superhéroes de cómic, que empezó creo yo con el éxito de X-Men de Bryan Singer (otra joyita a cargo de Michael Kamen), estuvo el Superman de Williams, y el Batman de Elfman. Son dos películas icónicas, que desde la perspectiva del arte gráfico puede uno dudar de si son buenas adaptaciones de los personajes o no, pero de lo que no cabe duda es de su grandeza cinematográfica, incluso pasados todos estos años.

En ambos casos a la música le corresponde, creo yo, el honor de ser la marca indiscutible del film, aquello por lo que siempre será recordado. Y es así, no solo por la fuerza de los temas principales (míticos), sino también porque ambos compositores estaban en estado de gracia cada vez que cogían una escena, y escribían el pasaje musical. Lo de John Williams no tiene nombre, por tantos y tantos motivos, y otros han escrito del tema y escribirán, seguramente mucho mejor que yo. Lo de Danny Elfman, siendo básicamente el inicio de su rutilante carrera, merece un comentario aparte.

Y luego está el adorado Basil Poledouris, al que siempre recordamos por Robocop. La épica de ese tema principal, y sin embargo el excelente trabajo que construye en toda la banda sonora, no siempre con ese tinte épico, hacen de esta película otra de mis favoritas del género. En cuanto a las escenas:

Batman (1989) El Batmóvil llega a la Batcueva

El tema, como todos recordareis, se llama Descent into mystery, y es un ejemplo perfecto de escena sin diálogo, explícitamente creada para gozar de la música. Los coros le dan a la escena ese aire de misterio, tanto como la ausencia de palabras entre Batman y su rescatada acompañante, la bella periodista Vicky Vale. La música solo impone una tregua temporal a los sentidos, cuando ésta pregunta “¿A dónde vamos?” Después, solo puede decirse que Elfman se entrega a una “fantasía musical”. El paso del Batmóvil por el oscuro paisaje siguiendo el ritmo que impone Elfman, es casi como seguir su baile entre los árboles iluminados por la Luna. La fotografía, toda la ambientación, hasta la forma en que las hojas caídas, desparramadas por el bosque, se revuelven al paso del coche… Todo en esta sencilla escena contribuye al misterio, a envolvernos en la oscuridad de la noche, y llegar así a la cueva.

Batman (1989) Escena final y End Credits

En una película de superhéroes, tanto el inicio como la escena final, son de suma importancia. El tema principal de Batman, en la escena inicial, sin acción, ni actores, ni diálogos, ni efectos de sonido… Sólo la música, que sinceramente, sobrecoge. Es el tono de la película ¡escrito en un pentagrama! De la misma forma, la escena final, tras toda la aventura, vencido el malo y habiendo salvado a la ciudad y a la chica, también nos deja tan arriba el ánimo, que parece que nos han bombardeado los sentidos. En tan solo unos segundos la famosa señal ilumina las nubes sobre el cielo de Gotham, insignia del vigilante, llamada de socorro… La marcha épica que todos esperamos, se ve interrumpida por la versión romántica del tema, con un sonido completamente diferente, que acompaña a Kim Basinger. Pero después la cámara va poco a poco subiendo, por las fachadas y azoteas, buscando algo. Y nuestro corazón asciende hacia los tejados de la ciudad, con la música de Elfman. Este tema Finale, es un perfecto colofón cinematográfico, que expresa “victoria” con cada campanada final. Vamos, para romper a aplaudir inmediatamente, si no fuera porque entonces interrumpiriamos los créditos finales, que considero que son de los mejores que he escuchado.

Robocop (1987) Escena final y End Titles

Y hablando de finales y end credits, que alguien me diga que el de Robocop no es uno de sus favoritos, y juro que… mañana me tiene en su casa, intentando convencerle de lo contrario. Sé que la escena final no tiene música, entonces… ¿por qué incluírla en la lista? En el caso de Batman estaba claro, el verdadero final musical no eran los créditos, sino el tema Finale. En Robocop hay unos cuantos puntos por los que la escena final es una de mis favoritas, pero el principal es porque a continuación van los end credits. Los minutos finales, desde que aparca el coche ante la central de la OCP y se carga al “bastardo mecánico” con el que querían sustituírle, hasta que en la sala de reuniones termina con ese odioso e inolvidable cabrón de Dick Jones, interpretado por el gran Ronny Cox. Pero sobre todo es por el diálogo final: “¡Buen disparo, hijo! ¿Cómo te llamas?” a lo que responde, como no podía ser de otra forma “Murphy“. Pura magia, sinceramente, magia de los ’80, claro. Y en ese momento, es cuando entra el poderoso tema de Poledouris, en toda su gloria, golpeando con sus platillos y deslumbrando con sus trompetas. ¿Para qué poner música antes, si puedes esperar hasta el momento perfecto para hacerlo? ¡Salve Basil, te echamos de menos!


Y hasta aquí hemos llegado. Como has podido comprobar, el resultado final ha sido variado, aunque dos han sido los compositores más repetidos: John Williams y Danny Elfman, que con Superman y Batman han dado en el clavo, construyendo dos motivos musicales tremendos y memorables, que es lo que siempre debería tener cada superhéroe, su fanfarria propia.

Hay muchos más de los nombrados que han brillado con luz propia, un enorme puñado de ellos, compositores como John Powell (X-Men 3: The Last Stand), James Horner (The Amazing Spider-Man), Bill Conti (Masters of the Universe), Jerry Goldsmith (Supergirl), Shirley Walker (The Flash) o Elliot Goldenthal (Batman Forever y Batman & Robin), que han dejado su huella para la historia.

Para cerrar, te invitamos a visitar este curioso video que nos ha pasado Gorka sobre el mundo de los superhéroes y los cómics, un bonito y divertido video musical para amantes de este mundo.

Hasta la próxima.

Lee otros artículos escritos por Rubén Franco
E.T.despertó una afición que terminó en pasión por Jarre, Schifrin, Grusin, Rózsa y sobre todo Goldsmith.
Fecha: 25 julio 2012. Más sobre General
¡COMPÁRTELO! en Twitter | en Facebook | en delicious