Alien: Covenant

Escrito por Rubén Franco, el 29 mayo 2017 | Publicado en Análisis

Diez años después del desastre del Prometheus (2012), engendro perpetrado por Ridley Scott en su regreso al universo de Alien, nos llega ahora Alien : Covenant (2017), donde Scott vuelve a los orígenes. Y ni aún así…

Plan de Fuga (2017)
Compositor: Jed Kurzel
Año: 2017
Lo mejor: La integración de la música de Jerry Goldsmith y su tema alienígena, especialmente su transformación-mutación musical
Lo peor: Las comparaciones son odiosas, pero el trabajo es tan efectivo como semi-olvidable, pese al buen hacer de Kurzel NUESTRA NOTA

En cuanto a Jed Kurzel, elegido por Scott para la música original, consigue con acierto aunar el guiño de homenajear la música de Jerry Goldsmith (aún muerto da lecciones de la grandeza de su música) con el compromiso como compositor de tratar de sumar en la saga (sin gloria ni pena), pero tampoco  resta al conjunto, aportando alguna idea interesante.

Alien Covenant – A la Segunda no va la vencida…


¿Qué te pasa Ridley? Tu antes molabas, eras cool, partías la pana… Hubo una época en la que eras prácticamente un dios cinematográfico con películas icónicas; Alien, Blade Runner, Legend, Black Rain e incluso la sobrevalorada The Duellists (si, me gusta lo estético de Los Duelistas y sus actores, pero tampoco nos pasemos con lo de obra maestra).

Nadie, creo yo, pone en duda tu calidad técnica en la dirección, usualmente impecable y con buen gusto. Lo que no entiendo es la elección de alguna de tus películas y su ejecución cinematográfica, especialmente por ese bodrio de campeonato que fue Prometheus y ese bodrio a secas de Alien : Covenant (pese a que aquí al menos subsana cosillas, pero sigue finalmente en la misma línea).

Algunos defensores de Prometheus y Alien : Covenant afirman que el problema de estas películas es que a los fans duros de la saga no les gustan porque no las entienden, porque son demasiado complejas. Really? ¿De verdad? Esto lo he leído y oído en varios sitios. No quepo de perplejidad en mis adentros…

A ver… complejo o denso es 2001: Una odisea Espacial, Solaris, Primer o Interestellar, pero… ¿Prometheus y Alien : Covenant? Apaga y vámonos…

Alien : Covenant corrige el error de Prometheus y ataca ciertos problemas yendo al grano y linealizando la historia; diez años después de la misión Prometheus, en el 2104, arranca la misión colonizadora de la nave espacial Covenant, donde Walter (un genial Michael Fassbender, como siempre, lo mejor de la película, y no es poco) es el androide encargado de velar por la misión, con 2.000 colonos y 1.400 embriones que viajan a bordo para colonizar el planeta elegido, Origae-6, que cumple los requisitos de habitabilidad necesarios.

Una tripulación de 15 miembros en hibernación acompaña a Walter, quienes serán despertados por el androide cuando la nave sufre un grave percance que además provocará la muerte del capitán (testimonial participación de James Franco, quien al parecer tenía más participación en el guión original de John Logan) y algún colono.

Mientras la tripulación repara las averías (donde Ridley Scott nos presenta un poco a los personajes y algunas de sus motivaciones) la Covenant recibe un extraño mensaje de origen humano de un planeta cercano a la nave que parece ser completamente habitable.

El nuevo capitán, Christopher Oram (buen hacer de Billy Crudup), desoye a su segundo oficinal, Daniels (también buen hacer de Katherine Waterston, vista en Fantastic Beasts and Where to Find Them), y decide ir de exploración al planeta. Y todos sabemos o intuimos que nos vamos a encontrar…

Evidentemente, si el oficial primero hubiera hecho caso a su segundo oficial, Daniels, todos hubieran comido perdices y hubieran sido felices… o no… pero el infierno se desatará. Y no solo en la película. Algunos espectadores, pasada media hora, volvemos a pedir explicaciones de por qué es tan difícil hacer al menos una película digna de Alien (ya no voy a decir innovadora, pero decente como mínimo).

Life (2017), siendo más manida y típica, y por ende menos pretenciosa, le da vueltas a Alien : Covenant, convirtiéndose, hasta el momento, en una de las sorpresas más estimulantes y frescas de terror espacial en los últimos años, a reivindicar de aquí al futuro.

Hay que decir, como defensa de la nueva entrega de Alien, que hasta que bajan al planeta, aún con sus tópicos, la película funciona bien, sin más, pero luego no solo se desinfla, sino que se acaba complicando sola la existencia con absurdeces, estúpidos dilemas y un guión a la deriva (eso si, mejor que lo de Prometheus, que tampoco es mucho decir).

El primer error, visto el patógeno de infección, es bajar a un planeta que (ojo al dato) NUNCA antes habías explorado y hacerlo sin ponerte un traje espacial… con dos cojones, si señor. Me gusta el riesgo, ou yeah. Siendo esto un error de campeonato, el resto ya va solo, para que contarlo.

Fassbender se salva de todo, y en edición doble (la escena del flautín toco yo, sujetas tú, es una chorrada que no aporta nada), pero no es suficiente. Sí, está bien hecha, está entretenida, tiene imágenes potentes (el lanzamiento del patógeno sobre los ingenieros está francamente genial), y sí, va apareciendo lo que será ya una versión aproximada del Alien final.

Pero creo que seguimos dando palos de ciego (esta vez más orientados), sacando jugo a una naranja que ya no da de más, liándolo todo más aún, y sin necesidad.

SPOILER

Dos películas para complicar una trama que se resume en: Los ingenieros crean a los humanos, y estos crean a los androides (David). A los ingenieros no les gustan los humanos, y deciden que igual es mejor exterminarlos, pero les sala rana la jugada en Prometheus.

Visto lo visto, David, que reniega de la mortalidad, fragilidad y debilidad humana, también lo hace de los ingenieros, y como se cree con complejo de Dios, decide hacer lo que en teoría está prohibido para él… CREAR, y de paso tratar de aniquilar a la raza humana y hacer un genocidio con los ingenieros (probablemente la mejor escena de la película). Y ahí está el origen de ALIEN, y de paso, del xenomorfo, creado por David en su búsqueda de conseguir una criatura perfecta que de paso fulmine a los humanos. ¿Veis? No era tan complejo, a qué no… Y para eso dos películas mal explicadas y que rozan lo absurdo. Venga, va…

FIN SPOILER

En fin, esperaremos a las siguientes secuelas, pero esto no pinta bien.

Algunas anécdotas y curiosidades


-        La película iba a llamarse Paradise Lost en lugar de Covenant, clara referencia a un poema de John Milton, que habla de Adán y Eva, y de cuya historia se recoge una línea de diálogo donde David le pregunta a su “hermano” androide Walter si prefiere servir en el cielo o reinar en el infierno (en el poema, este diálogo lo dice Satanás, quien ha sido expulsado del cielo y decide, en lugar de tratar de congraciarse con Dios reinar en el infierno).

-        James Franco se incorporó a última hora, e iba a tener más recorrido al inicio de la película, pero no llega a tener recorrido en la línea temporal de la película (aunque si una breve aparición en un video que está viendo su pareja, Daniels, para recordarle). Se decidió recortar su presencia e ir al grano

-        El androide David elige su nombre al ver un busto de David creado por Miguel Angel en la compañía Weyland, símbolo de perfección y belleza (algo que define el complejo de dios que tendrá David)

-        La pieza musical de Richard Wagner elegida para la película, The Entry of the Gods Into Valhalla, hace referencia a una historia donde un enano que se hará con un anillo que usará para destruir a sus dioses, algo que expresa perfectamente la idea de David con el genocidio de los ingenieros y sus oscuras maquinaciones con los humanos de la Covenant.

-        La computadora de la Covenant, al igual que la Nostromo de Alien (1979) vuelve a llamarse Madre, claro guiño de Ridley al original, y un símbolo protector de la tripulación de ambas naves. Hay más guiños: la música de Jerry Goldsmith, los diseños y dibujos de Giger, la escena de sexo del baño de Covenant con la escena de Alien del 79 con la muerte de Lambert, la escena del Face Hugger,…

-        El patógeno de infección, que se transmite por el aire, al parecer fue una idea que se manejó en Alien 3 (1992) aunque finalmente se descartó en el guión final.

-        Una de las Tagline de los anuncios comerciales de Alien : Covenant es “El camino al Paraíso comienza en el Infierno”, clara referencia también a La Divina Comedia de Dante. Es algo que se puede observar una vez vamos viendo el desarrollo de la película al bajar a ese “paraíso perdido”, y especialmente en el final de la película.

-        Como aperitivo a la película de Alien : Covenant, se ofrecieron dos pequeños anticipos llamados La Última Cena (donde vemos a la tripulación de Covenant antes de hibernar) y especialmente el interesante El Cruce, que transcurre entre Prometheus y Alien: Covenant, donde vemos el viaje de la doctor Shaw y David en la nave de los ingenieros rumbo al planeta de éstos últimos (donde ya intuimos cosas que veremos reflejadas en la película final).

Lee otros artículos escritos por Rubén Franco
E.T.despertó una afición que terminó en pasión por Jarre, Schifrin, Grusin, Rózsa y sobre todo Goldsmith.